En esta nueva era de cambios y de (r)evolución de la pareja, tenemos que aprender a trabajar juntos, a comunicarnos y a adecuar nuestros límites y libertades para que la relación funcione. Lo central es encontrar y apreciar las creencias compartidas, crear un lenguaje propio -ese código que solo ustedes entienden-  y desarrollar la capacidad para negociar su vida. Cuando están construyendo ese nosotros, seguro que sus dos mundos chocarán, pero ese es el desafío: construir algo nuevo con lo mejor de esos dos mundos. Una pareja sólida entiende sus diferencias, aceptando que no todo es perfecto, pero es valioso porque es suyo y de nadie más.

La fórmula no es compartirlo todo, ni tampoco ser celoso con el mundo individual, el secreto es generar la confianza para encontrar ese punto medio entre ambos espacios vitales

Por eso queremos compartir este artículo con ustedes, donde se aconsejan cómo manejar temas cotidianos en la rutina con tu pareja, de forma saludable.