La rutina, el trabajo diario,  las responsabilidades y los deberes cotidianos, nos obligan a correr todo el día, olvidando la importancia de darse un tiempo de relajo y de recuperación de energía para seguir funcionando. Si eso nos pasa a nivel individual, imaginen el poco espacio que le damos a la pareja. Por eso te invitamos a darle un minuto a la pareja y pensar en lo que puedes hacer para salir de la monotonía y reencantarse el uno al otro. 

Escriban, cada uno, una cosa que  les gustaría hacer en compañía de su pareja – algo simple, de bajo costo, sin mayores complicaciones – escríbala en un papel y déjela en un lugar donde la vea en forma sorpresiva – en el refrigerador, espejo del baño, debajo de la almohada ¡use su creatividad!-. Se lo dejamos como desafío del fin de semana, sin predisponerse a nada sólo al disfrute. Prohibido poner “peros”, sólo déjese llevar, el solo hecho de hacer algo diferente puede transformarse en un buen momento, y puede que cosas que ni se imaginaban  terminen sorprendiéndolos.