Muchos creen que el fútbol es un peligro para las parejas, pero no tiene por qué ser así. Casi la mitad de los fanáticos futboleros son mujeres, así que podemos decir que vivimos en un mundo donde la pelota está en la mitad de la cancha.
Si tú eres aquella persona a quien no le gusta, créeme que estás en todo tu derecho. De hecho, te entendemos, porque no es que lo odies pero, ¿esa locura efervescente que le sube a tu pareja a la cabeza? Sí, es bien especial.

En época de Mundial. simplemente su atención está un poco más abocada en un evento que solo pasa cada cuatro años, hay que ser justos con eso.

Pero relájate, tampoco es como si te estuvieran dejando por otra persona, es que en épocas de Mundial o copas importantes simplemente su atención está un poco – bastante – más abocada en un evento que solo pasa cada cuatro años, hay que ser justos con eso. Por otro lado, tienes un mes de chipe libre, porque puedes aprovechar de hacer todas esas cosas que no puedes hacer con tu pareja. Un momento de calma, porque ¿quién dice que un poco de espacio hace mal? Es mas, muchas veces es fundamental darnos un aire para fortalecer nuestra relación.

Como bien sabes, la comunicación es básica. No significa que comiences una charla eterna justo al momento que comenzará el partido que más le interesa, pero cuando tenga tu atención, explícale que en esos momentos te encantaría tener un poco de intimidad entre los dos. Conversar, ir a comer, cocinar algo rico en la casa o simplemente hablar de cualquier cosa que no sea fútbol.

La complicidad es de los dos, si sabes poco o nada de fútbol, puede crecer un montón si muestras algo de interés.

Ahora, ¿qué pasa si lo intentamos? Digo, ser parte, aunque sea en un par de partidos. La complicidad es de los dos, si sabes poco o nada de fútbol, puede crecer un montón si muestras algo de interés. Pídele que te enseñe lo básico, será una clase o dos, y así estarán más preparados para compartir juntos algo que se puede volver una nueva pasión para ti.

No odies al otro, no odies el fútbol. Pasiones son pasiones y es lindo poder sumarse a la de tu pareja si es que tanto le importa. La clave es balancear, pero ¿cuál es el punto medio?, ¿cómo evitamos ser ignorados?, ¿cómo va tú mundial?