Es un hecho: nadie nos enseñó sobre el sexo… salvo quizás por un par de datos biológicos y reproductivos en alguna incómoda clase en el colegio, la verdad es que todo lo que aprendimos sobre cómo enfrentar nuestra sexualidad lo tomamos de la calle (léase amigos) y la mitología popular (internet no existía de la forma actual cuando yo era adolescente). Debo reconocer que Hollywood aportó con su cuota.

Somos seres sexuales, por lo tanto la sexualidad debiera vivirse de forma 100% natural.

De acuerdo a todos los especialistas que actualmente me rodean, somos seres sexuales, por lo tanto la sexualidad debiera vivirse de forma 100% natural. Bueno, en nombre de las personas que caminan por la calle diré que es 50% incierta (lo mio lo sé, lo tuyo lo supongo), 70% riesgoso (nunca hay una buena forma de decir algo de esto sin pisar sensibilidades) y 100% difícil de abordar (si la comunicación de pareja en sí ya es compleja, comunicarse con la pareja sobre sexo… uf).

Alrededor del 75% de los hombres alcanzan un orgasmo cada vez que tienen sexo, mientras que sólo el 29% de las mujeres lo hace.

Algunos datos que rescato de un informe publicado en Terra el año 2013, en base a 3 encuestas: Nacional de Salud y Vida Social de Estados Unidos, Cosmopolitan y Durex, (tres entidades relativamente entendidas en el tema): alrededor del 75% de los hombres alcanzan un orgasmo cada vez que tienen sexo, mientras que sólo el 29% de las mujeres lo hacen. Del 71% por ciento de las mujeres que NO alcanzan el orgasmo, entre el 10 y el 15 por ciento nunca logra el clímax, bajo ninguna circunstancia. El 30 por ciento de las mujeres finjen orgasmos para no molestar a su pareja. El 8 por ciento de las mujeres admitió mentir entre las sábanas como hábito regular. Sólo el 38 por ciento está completamente satisfecho con su vida sexual. Por lo tanto, ser honestos y abiertos acerca de las necesidades y deseos sexuales debiera ayudar a la mejor satisfacción sexual, y de pasadita, mejoraría nuestra comunicación con la pareja; pero, ¿cómo hacerlo, si sólo el 58 por ciento de las personas se sienten cómodas diciéndole a su compañero sexual exactamente lo que quieren en la cama?

De acuerdo a múltiples fuentes expertas, el sexo como indicador de la relación existe. No voy a entrar en frecuencias, ni estilos, ni muchísimo menos, pero en nuestra filosofía base de eNpareja, la sexualidad satisfactoria en la pareja, es un pilar fundamental. ¿Cómo entonces podemos mejorar en este aspecto, si desde pequeños no contamos con la información más esencial para abordar una sexualidad natural, libre, sin complejos ni estereotipos?

Hay que tener coraje, pero si queremos tener una rica sexualidad, es necesario hacer el ejercicio de aprender, y seguir aprendiendo.

La buena noticia es que la información hoy existe. Tenemos que saber bien cómo buscarla y a qué fuentes acudir para entenderla mejor. Durante todo este mes, estaremos subiendo información objetiva, neutra y real para aportar un pequeño grano de arena en esta tremenda playa. Esperamos colaborar en la comprensión y aprendizaje de aquello que nos pertenece de forma natural, pero que está contaminado con mitos y leyendas, lo que nos genera expectativas muy altas o derechamente imposibles. Hay que tener coraje, pero si queremos tener una rica sexualidad, es necesario hacer el ejercicio de aprender, y seguir aprendiendo. Al aterrizar este tema a lo concreto, tangible y real, podemos avanzar una gran parte del camino, entender bien cómo empezar a mejorar nuestra vida sexual y con esto, nuestra relación de pareja. Además, con una cuota adecuada de motivación y humor, sin duda será entretenido!

Escrito por Eduardo Díaz del Río

FB puntodevista