En la comprobación empírica explicada en varios artículos e infografías de nuestra página y en las redes sociales, en general, hemos aprendido que el contacto físico activa neurotransmisores que liberan las denominadas hormonas del placer y del amor; que entre más lo hacemos más ganas vamos a tener de repetirlo (ley de Fischer); que nuestro organismo es animal de costumbre y que si lo entrenamos en ello no hacemos otra cosa que profundizar la conexión emocional que tenemos con nuestra pareja.

Te invito a recorrer tus 5 sentidos y los de tu pareja en un juego de seducción que puedes repetir cuantas veces quieras y que responde a este contacto necesario para lograr una satisfacción física y psicológica llena de beneficios individuales, biológicos y relacionales.

Inicia el juego de seducción con la vista, ejercicio que fortalece la confianza y minimiza el pudor.

  1. VISTA: “Todo entra por la vista”. La seducción por la vista es esa mirada profunda, directa a los ojos que de lejos o de cerca te conecta con el otro, te busca y te invita con gestos a estar juntos. En lo íntimo, inicia el juego de seducción con la vista, ejercicio que fortalece la confianza y minimiza el pudor, desvístete delante de tu pareja y pídele que haga lo mismo y antes de usar cualquier otro sentido sólo mírense, contemplen sus cuerpos y reconozcan lo que más les gusta de él…
  2. OLFATO: “Reconozco el olor a ti”, ese perfume único que cuando se siente evoca momentos y recuerdos en forma automática y que no se compra en una tienda. En este juego de seducción, y luego de la vista, sigue con el olfato (les recomiendo que se venden los ojos) acostando a tu pareja para que, de forma lenta y sutil, vayas recorriendo su cuerpo sólo con el olfato, sintiendo el olor de uno y la respiración del otro, concéntrense y no utilicen aún ningún otro sentido y verán cómo se intensifican las sensaciones…
  3. GUSTO: “Sabor a ti”, los beneficios de los besos son múltiples, el contacto de los labios y la lengua enciende una gran cantidad de centros nerviosos,  ante lo cual nadie puede quedar indiferente. Continua el recorrido de los sentidos, agregándole el gusto y el sabor de los besos partiendo por la boca, pero sin dejar de pasar por esos rincones sabrosos del cuerpo de tu pareja y que además sólo tú sabes cómo degustar, sino pregúntale…
  4. TACTO: “Cuestión de piel”, el contacto directo como tomarse las manos, abrazarse y tocarse es, sin duda, la manifestación más clara de conexión en una relación de pareja en la que se libera gran cantidad de feromonas. Sigan vendados y comiencen a explorar este sentido, deténganse en los detalles, en las texturas del cuerpo del otro, dile a tu pareja dónde y cómo quieres que te toque y a estas alturas te aseguro que sólo querrán explotar…
  5. OIDO: “Tus ruidos son música para mis oídos”, a éstas alturas el juego de seducción se ha convertido en toda una aventura corporal, de mayor conocimiento mutuo y de una conexión exquisita llena de posibilidades. Termina este camino con el oído y escucha atentamente la respiración, los gemidos, y las palabras seductoras que entre uno y otro se puedan regalar antes de dar rienda suelta a todos los sentidos al mismo tiempo…

Ahora sáquense las vendas y a disfrutar con todos los sentidos la magia de la seducción…

Escrito por Luz Poblete Coddou, terapeuta de pareja y directora eNpareja Chile.

FOTO FBsentidos