Compromiso, esa palabra clave para establecer y reconocer una relación de pareja duradera, estable en el tiempo y que logra unir a dos personas en la confianza natural de que la relación va a funcionar; pero… ¿sabemos lo que es estar realmente comprometidos? ¿cuándo dos personas se sienten comprometidas de verdad con la relación?

“La felicidad nunca vendrá si es un objetivo en sí mismo, la felicidad es el subproducto de un compromiso con causas nobles.” Norman Vincent Peale

Me dispongo a proyectar un futuro juntos y a superar cualquier adversidad que venga por delante.

El compromiso implica la decisión voluntaria de dos personas a ser una pareja como tal, entendida como el gesto explícito donde no hay temor ni pudor de decir públicamente que el otro es con quien quiero compartir mis momentos y mi vida, y que con ello me dispongo a proyectar un futuro juntos y a superar cualquier adversidad que venga por delante. Hoy vemos como algo antiguo quizás el hecho de manifestar el compromiso a través del “matrimonio”, del casarse por “las dos leyes”, vivir bajo el mismo “techo” o teniendo “hijos”. Sin embargo, hoy en día existen diversas maneras de demostrar que se está comprometido con la relación sin llevar a cabo un hito explicito, formal o social.

Pero para cualquier pareja es importante saber que tan comprometidos, para lo cual debemos preguntarnos primero; ¿Qué es para mí estar comprometido con una relación? Y ¿Qué es para mi pareja estar comprometido? Muchas veces pensamos que la persona que tenemos a nuestro lado no está “entregada” sólo porque nuestras creencias acerca del compromiso no son las mismas, por esto, darse un tiempo para conversar sobre qué ideas tienen acerca del futuro, qué es para cada uno ser pareja, qué cosas tienen en común y en cuáles discrepan, siempre será una ventaja para consolidar una relación con proyección.

Los acuerdos a los que se llegue se tomarán por ambas partes.

Recuerden que el compromiso es un proceso, el cual se construye de dos, por lo que los acuerdos a los que se llegue se tomarán por ambas partes, además a medida que vaya pasando el tiempo estos acuerdos serán más estables y habrá responsabilidades de  ambos que se convertirán en hábitos positivos del cuidado de la relación.

“Son muchas las dimensiones de la vida que habrá que negociar para lograrlo: la relación con la familia del otro, sus amistades, las costumbres de cada uno, los espacios exclusivos de la Pareja que, de seguro, no todo llegará a acuerdo; pero si en esos momentos está presente esa conexión exquisita, ese afecto que nos une, esa cotidianidad que nos ha dado seguridad y estabilidad, seguro ese pacto será posible.” Extracto movimiento eNpareja.

Dense un tiempo como pareja para hablar de los cambios que están experimentando, de cómo desean proyectar la relación y sobre todo, para evitar las adivinanzas y los malos entendidos en la pareja, pongan las expectativas sobre la mesa, así los dos sabrán las cartas que se están jugando  para apostar a una relación ganadora.

Escrito por Angélica Aguilera, psicóloga eNpareja.org

 Screen Shot 2015-04-24 at 15.48.42