Todos queremos tener una conexión con nuestra pareja en la cama, pasarlo bien, que sea de esas noches “memorables” y para esto, muchas veces nos esforzamos demasiado, lo cual, se nota, y gracias a esto terminamos haciendo todo lo contrario, somos amantes a los cuales se nos ve como “forzando” algo que debe darse de manera natural.

Conocer estos errores, es el primer paso para comenzar a cambiarlos.

Y es por esto que Michael Webb, autor del libro “500 consejos y secretos para hacer el amor”, quiso darnos a conocer tres paradojas que, según él, son los errores más comunes al momento de amar a la pareja; conocerlas, es el primer paso para comenzar a cambiarlas.

1. La paradoja de esforzarse demasiado: “el sexo resulta mejor cuando fluye sin presiones”

El esforzarse de sobremanera para alcanzar el placer propio o el de la pareja, hará que el sexo se vea como una lucha constante por alcanzar un objetivo, y es precisamente eso lo que el sexo no es; una lucha, sino que es un disfrute, el cual mientras más se fuerce, más difícil será alcanzarlo. La idea de ser el mejor amante de la historia puede jugarnos en contra, por eso es mejor dejar que la inspiración sexual llegue sola y que todo fluya entre mi pareja y yo. Fluidez, distensión y simplicidad son los tres sencillos secretos para alcanzar esa virtud.

2. La paradoja de pensarlo en exceso: “Inconsciente y desaforado, el sexo grandioso no es aliado de la lógica ni la racionalidad.”

Cuando se piensa demasiado sobre como tener buen sexo, esto mismo es lo que hará que sean menos las probabilidades de lograr ese objetivo.

Cuando estoy con mi pareja en la cama, no es buen momento para comenzar a pensar sobre qué hacer, si es bueno esto o aquello, las reflexiones sobre aquello pueden darse después del acto sexual, incluso antes, pero nunca cuando esté ocurriendo, ya que cuando nos detenemos a pensar sobre algo, nuestra eficiencia sexual bajará, no estaremos entregados al 100% al amar a nuestra pareja. Cuando se piensa demasiado sobre como tener buen sexo, esto mismo es lo que hará que sean menos las probabilidades de lograr ese objetivo.

3. La paradoja de los movimientos simples: “La simplicidad es la eterna clave del sexo grandioso”

Déjense llevar, no piensen en exceso y disfruten a su pareja en todos los ámbitos posibles

Según Webb, “La combinación de simples movimientos, hechos en el instante y el modo precisos, es lo que marca la diferencia. No hay grandes trucos ni técnicas prodigiosas”

Como en muchos ámbitos de pareja, los pequeños detalles son los que cuentan, lo simple no quiere decir aburrido, el tener relaciones es algo que está en nuestra naturaleza, por lo tanto no se necesitan movimientos espectaculares y supra-humanos.

Déjense llevar, no piensen en exceso y disfruten a su pareja en todos los ámbitos posibles, si están con la persona que aman todo se dará de manera natural y gracias a eso no será necesario forzar nada.

Fuente Tu Guía Sexual

MAYO articulo 4 paadojas sexualidad