Desde siempre hemos sabido que una de las razones por las cuales buscamos pareja, es para amar y sentirnos amados, para sentirnos y pasarlo bien, al punto de si logramos conseguir tan anheladas sensaciones estamos dispuestos a comprometernos en matrimonio. Sabemos de los beneficios en la salud psicológica y emocional que esto conlleva, pero según un estudio presentado en la conferencia anual del American College of Cardiology que se celebra en Washington, puede ser beneficioso para nuestra salud física y no es casualidad que ese órgano favorecido con el “matrimonio” sea el Corazón.

“Estos hallazgos, sin duda, no deberían llevar a la gente a casarse, pero es importante saber que las decisiones sobre con quien se está, por qué y por qué no, pueden tener implicaciones importantes para la salud vascular”, dijo el autor Carlos Alviar, becario de cardiología en el Langone Medical Center de la Universidad de Nueva York.

Las personas casadas tienen un 5% menos de probabilidades de contraer enfermedades cardiovasculares.

Para la salud, el estar casado se muestra como un factor protector, las personas casadas tienen un 5% menos de probabilidades de contraer enfermedades cardiovasculares en comparación a los solteros, divorciados y viudos, siendo estos últimos los más propensos a sufrir enfermedades de este tipo. “El estudio demuestra que otros factores de riesgo, como fumar, la obesidad, la hipertensión, la diabetes y el sedentarismo, también incrementan (el riesgo) junto con ser divorciado o viudo”, dijo Suzanne Steinbaum, directora del departamento de mujer y enfermedades del corazón, en el hospital Lenox Hill de Nueva York.

Siempre es mejor estar eNpareja, al cuidar a otro nos cuidamos a nosotros mismos.

El preocuparse por el otro, que esté bien, que tome sus medicamentos, haga ejercicio, se alimente sanamente, es parte de la solidaridad conyugal que se muestra cuando se está casado, esto ayuda a la prevención de las enfermedades y a una vida más sana y feliz. Uno espera que esos cuidados se den especialmente entre matrimonios que llevan muchos años juntos; sin embargo, los investigadores se sorprendieron al ver que “La asociación entre casados y una menor probabilidad de enfermedad vascular es mayor entre los jóvenes, algo que no esperábamos”, indicó Alviar.

Por esto y mucho más es que siempre es mejor estar eNpareja, al cuidar a otro nos cuidamos a nosotros mismos. Mantener un corazón sanito emocionalmente es también ayudar a tener un corazón fuerte fisicamente.

Angélica Aguilera, psicóloga, Fundación eNpareja.

Fuente 

C