“Tras estas palabras tan demoledoras y, en principio, paradójicas, se esconde el modelo relacional de muchas parejas que, a día de hoy, le llaman “amor” a lo que deberían llamar “dependencia” (…)” Así lo expresa Sonia Cervantes, psicóloga, sexóloga y terapeuta de parejas. Y tú, ¿amas o dependes?

El tener una relación tóxica está lejos de desaparecer, y menos en una sociedad como la nuestra, donde solemos depender fácilmente de las cosas, rutinas y hasta de la gente. Esta “personalidad dependiente” se caracteriza por la fuerte necesidad de querer permanecer junto al otro por miedo a perderlo, miedo a la soledad, etc.

Este “pánico” a perder a quien se quiere, lleva a la persona a ejercer un nivel de control en el otro que hace que este justamente quiera huir. Cervantes nos dice “Lo observo muy a menudo en el colectivo de parejas muy jóvenes, de entre 15 y 20 años. Son jóvenes con un apego extremo y excesivo hacia su pareja, con actitudes obsesivas y enfermizas que les llevan a idealizar al otro de tal manera que no conciben el mundo sin él.”

Hemos escuchado, “sin ti no soy nada” “prefiero morir a estar sin ti”, por eso hemos adoptado muchas veces este comportamiento.

Y es que el ser humano está acostumbrado a pensar, gracias a canciones, películas, libros, etc. Que sin la persona amada no son nada, no pueden seguir, es sólo escuchar a cientos de artistas decir: “sin ti no soy nada” “prefiero morir a estar sin ti”, por lo que hemos adoptado muchas veces este comportamiento.

Es así como la persona dependiente no “quiere” ser amada, lo necesita, esto, según la psicóloga, sería “seguramente porque no se quiere lo suficiente ella misma y para compensar ese déficit de autoestima busca constantemente compensarlo exigiendo afecto y cariño a los demás.”

Son diversas las razones por las cuales una persona vuelve tóxica la relación con esta “dependencia emocional”, las principales son el miedo a la soledad, el miedo al abandono, la necesidad de ser queridos, la baja autoestima y no tener a nadie más. Pero por más asfixiante que esto parezca, es posible solucionarlo, cada uno decide con quien quiere estar, recuerda que la libertad es primordial en una relación de pareja.

Y como decía Oscar Wilde, “amarse a uno mismo es el principio de una historia de amor eterna.” Las otras suelen tener fecha de caducidad…

Puedes ver el artículo completo aquí