Muchas veces nos han hecho o nos hemos hecho nosotros mismos esta pregunta, e independiente de lo que pensemos, al ver a una pareja con edades muy diferentes, gran parte de los chilenos no puede dejar de lado algunos prejuicios sociales, malinterpretando muchas veces el motivo de porqué están juntos, o que no se “debe” emparejarse con alguien de edad tan distinta. Y aunque con esto pueden existir problemas y dificultades, lo que importa al fin y al cabo es la felicidad de la propia pareja.

…, ya que lo más común y socialmente más aceptado es una pareja cuyas edades no difieran más allá de los cinco años.

Según la cultura popular, el amor no tiene edad. Mucha gente suele afirmar que en una relación no importa la diferencia de edad. Sin embargo, cuando la diferencia suele ser mucha, se cree que las intenciones para estar juntos van más allá del propio amor.

Este último razonamiento no es más que el resultado de un estereotipo, ya que lo más común y socialmente más aceptado es una pareja cuyas edades no difieran más allá de los cinco años. No obstante, igual que cada pareja es única, las razones por las que están juntos también son diferentes.

Si bien en esto se puede o no estar de acuerdo, lo que si podemos decir es que existen dificultades a la hora de estar con alguien muy mayor o muy menor a nosotros, partiendo con lo anteriormente mencionado que son los estereotipos sociales, pero con temas que dependen de la pareja, nos encontramos con problemas en el estilo de vida, ya que las motivaciones, aficiones, intereses, etc pueden ser muy distintos y “chocar” al momento de compartir con el otro.

La inseguridad puede presentarse cuando nuestra pareja (ya sea menor o mayor) comparta con personas más cercanas a su edad.

Los celos son otro punto a tratar, ya que la inseguridad puede presentarse cuando nuestra pareja (ya sea menor o mayor) comparta con personas más cercanas a su edad. Lo ideal es no dejarse llevar por estas ideas, que pueden convertirse en obsesiones que acaban boicoteando y destrozando la relación.

Por ultimo otro problema que encontramos a la hora de emparejarnos con alguien de edad muy distinta es la sexualidad. Cuando la pareja es más joven quizá éste no sea el problema, pues puede ser incluso una ventaja. Sin embargo, en edades avanzadas las relaciones sexuales cambian, y hay que adaptarse a ellas. Es posible que el deseo y la propia capacidad se reduzcan, pero siempre se puede llegar a un ajuste entre ambos.

Pero como en todas las parejas, independiente de su edad, lo importante es aceptar los problemas y saber cómo afrontarlos y solucionarlos. Al final la clave es saber que se quiere del otro y disfrutar de la relación.

La edad no es más que un número, la importancia que puede llegar a tener esta, es la que ustedes mismos le den en su relación.

Fuente aquí