La pareja, desde el momento que se establece como tal, pasa por distintas etapas en el ámbito sexual. Si bien en un comienzo se puede gozar de una vida sexual activa disfrutando el momento con la pareja, estos encuentros pueden ir siendo menos frecuentes conforme avanza su relación. ¿Por qué ocurre esto y cómo evitar caer en esto?

Por muy gratificantes que sean las relaciones sexuales para algunos, para otros las ganas de llegar a estas pueden reducirse drásticamente llegando al punto de no tolerar el sexo. Según la fase en la que se encuentre esta falta de deseo, podemos ver diferentes problemas y soluciones para esto.

Por lo general, este problema suele presentarse con frecuencia más en las mujeres (36%) que en los hombres (16%) ya que estos suelen presentar una excitación de manera más fácil a diversos estímulos que las mujeres.

En cuanto a la inhibición sexual, en este artículo veremos dos de los casos más comunes, el primero, personas que tienen una ausencia de interés en el sexo, pero que de igual forma son capaces de responder a los estímulos de la pareja y por otro lado las personas que están totalmente desinteresadas en el sexo y que rechazan las aproximaciones de su pareja.

Las formas de resolver estos problemas son tan variadas como las causas del mismo, para ello te dejamos un par de consejos que pueden reavivar la llama en tu relación de pareja.

En primer lugar se aconseja que el ambiente en el cual se desenvuelven sexualmente sea apropiado, no es necesario que hayan velas y pétalos de rosas por todo el cuarto, pero la preocupación que se vea puesta en esto es importante para la pareja, por esto proponemos un paseo nocturno, un hotel romántico, una cena entre los dos, etc.

Otra parte importante de la relación sexual es la variación en esta, ya que muchos problemas de falta de deseo se producen por la monotonía de las relaciones, para esto es necesario que utilicemos un poco nuestra imaginación y cambiemos la forma que tenemos habitualmente de intimar con nuestra pareja, por ejemplo cambiar el lugar, las posiciones, recurrir a productos y juguetes sexuales, son una buena alternativa a probar.

Preocuparnos de el goce de nuestra pareja también es importante, si se ve que no está cómoda, no dejemos que el egoísmo nos invada y seamos capaces de hablar sobre lo que nos gusta y lo que no, para así poder entendernos mejor y disfrutar en pareja.

Cual sea el problema de la falta de deseo sexual en tu relación de pareja, si este está afectando a otros espacios de tu vida, como por ejemplo en lo social, laboral, etc. es importante que hagas algo al respecto, recuerda que existen miles de profesionales encargados de este tema, lo que indica que no eres el único en esta situación. Busca alternativas y mejora cada espacio de tu relación.