Muchas personas están en una relación de pareja, algunos llevan años de casados, otros algunos meses de “pololeo”, y más modernamente hay otros que sólo son “amigos con ventaja” Sin embargo, todas estas relaciones comparten ciertos elementos, los cuales nos hace pensar en ellos como una “pareja”.

La definición de pareja es algo complicado, si buscamos en la web podemos encontrar miles de definiciones que pueden o no estar cerca de lo que sentimos que es la relación en la que estamos involucrados, aún así, cada relación, cada unión de personas, tendrá su propia definición de lo que es estar en “pareja”, de lo que esto significa e involucra, sin embargo, podemos destacar ciertos elementos los cuales cabe destacar en la unión de estas personas.

Estos elementos son: la complicidad, el compromiso y la sexualidad.

La complicidad: en primer lugar nos ocuparemos de definir y explicar la complicidad en la pareja, ésta puede definirse según el psicólogo estadounidense Robert Sternberg, como el aspecto afectivo de la relación, en donde se encuentran el sentimiento de amor, la comunicación y la intimidad emocional, básicamente es amar y sentirse amado. Aquí se incluyen las demostraciones de cariño, el apego hacia la pareja, aceptarse, divertirse, admirarse y crecer como persona juntos.

No cabe duda que la relación de pareja debe llevar este elemento, la pareja, en una relación sana, es con quien nos sentimos aceptados, nos divertimos y a quienes demostramos amor en todo momento (esto no quiere decir que no existan discusiones o diferencias) es decir, nuestra pareja, es nuestro “cómplice”

El compromiso: sin dudas el compromiso ocupa un lugar importante en la relación de pareja, ya que en este punto es donde se establecen las “reglas del juego”. Este es el aspecto formal de la relación, corresponde a la decisión consciente de querer formar algo juntos y explicitar esto a la persona que está a mi lado. Esto nos ayuda a sentirnos seguros de nosotros mismos y de lo que estamos formando.

Destacamos también el compromiso como elemento importante en una pareja ya que es gracias a este concepto que podemos responder al “¿qué somos?” hablando de un nosotros en relación. Gracias a este, también dejamos claro que es lo que queremos, que buscamos con esta nueva unión, que esperamos de la persona que tenemos a nuestro lado, si también busca lo que yo o algo distinto que puedo o no brindarle.

”La Pareja se consolida cuando ambos se reconocen en ese vínculo y están dispuestos a jugársela por la relación.”  Extracto eNpareja

La sexualidad: este punto es el que podría llamarse como el que diferencia una relación de amistad con la de pareja. Este elemento, la sexualidad, no sólo involucra el acto sexual, sino que también todas las alteraciones que percibimos en nuestro cuerpo al estar con la persona deseada, como por ejemplo, las llamadas “mariposas” que experimentamos en el estómago. La sexualidad tiene que ver con nuestra forma de vincularnos, de aproximarnos y relacionarnos con los demás. Es decir, está relacionado directamente con nuestra afectividad, por lo que el demostrar amor a nuestra pareja, también conlleva a la aproximación física, lo que hace la diferencia con una relación de amistad.

Estos tres aspectos son los que marcan la relación de pareja, los que están presentes al momento de hablar de un “nosotros” y los que nos ayudan a entender nuestra relación, como funciona y las cosas que están inmersas en nuestro vínculo.